Nelson Quiroz: “El básquetbol chileno tiene grandes talentos pero falta orientarlos”

Noticias  / 

El periodista y dirigente deportivo presentó su obra “Pancho Básquetbol”, libro que reconstruye la historia del conocido torneo internacional (masculino sub15) con un profundo análisis que explica porque los jugadores chilenos no se proyectaron hacia el exterior, como sí lo hicieron varios de los competidores extranjeros.

Por Natalia Saavedra Stange

Una de las interrogantes que incentivó a Nelson Quiroz Rojas a escribir su libro “Pancho Básquetbol 1990-2004, quince años de fiesta del básquetbol sudamericano en Valparaíso” fue entender por qué varios de los jugadores extranjeros que participaron en la Copa Pancho llegaron a las grandes ligas como la NBA, la Euroliga o la liga italiana y los chilenos que “supuestamente” tenían los mismos talentos en cancha sólo destacaron como figuras locales.

Pregunta que si bien centra sus intereses en la experiencia del torneo porteño responde a una realidad del básquetbol nacional, que hoy gracias al despertar de los mismos jugadores ha ido cambiando.

Según Quiroz “actualmente hay más información y la inquietud por salir al exterior es evidente. Los chicos le preguntan a sus entrenadores si hay becas, intercambios o campeonatos para competir afuera” entonces, es menos probable que se repita la historia de algunas estrellas locales como Leonel Méndez (1.83), Percy Werth (1.86), Galo Lara (1.89), los aleros Lino Sáez (1.92) y Mike Elliot (1.89), que teniendo rapidez, precisión y técnica para brillar en el básquetbol profesional extranjero se quedaron en Chile.

Pancho Básquetbol, recopila archivos de prensa, fichas técnicas y entrevistas a jugadores, entrenadores y árbitros que convergen a que los jugadores chilenos tenían el talento para repetir la experiencia de sus pares sudamericanos, como el alero argentino Matías Sandes (2.01) o el venezolano Greivis Vásquez, que una vez consolidados en categorías juveniles y adultas ficharon para la ABC de España o en New Orleans Hornets NBA, respectivamente, pero que no lo hicieron porque no se supo trabajar, les faltó estatura o más competencia local con mejores procesos de selección.

Lo positivo que desprende el libro de Quiroz, es que los factores que afectaron en su momento a los jugadores nacionales, pueden cambiar si la Federación de Básquetbol, las asociaciones y los clubes, aumentan la actividad y los partidos, pues bien lo dijo Quiroz “el básquetbol chileno tiene grandes talentos, solo falta orientarlos, para que no se repita la historia de Patrick Sáez que me confesó que siempre tuvo el deseo de salir, pero nadie lo orientó en su momento”. Sáez juega de base, mide 1.91, fue varias veces campeón de Dimayor, Seleccionado Nacional y también galardonado mejor basquetbolista de Chile en 2003 por el Círculo de Periodistas Deportivos (CPD). 

Cabe destacar, que Pancho Básquetbol es un tremendo aporte puesto que no sólo añade el contexto social y la contingencia en la que estuvo inserta cada una de las versiones del torneo sudamericano, sino que también es uno de los pocos libros que hablan del básquetbol nacional, transformándose en un gran documento para la historia de este deporte.

Contenido Relacionado

Además se entregaron las distinciones a los ganadores de cada disciplina y el Premio Nacional de...

También se reconoció a otros profesionales de la prensa de deportes como Antonio Valencia, Natalia...

El 14 de diciembre de 1938 fue publicado el decreto en el Diario Oficial que dio origen a nuestra...