Periodistas despedidos del CDF: “Como periodistas debemos obrar siempre en defensa de los valores de la libertad de expresión”

Noticias  / 

En conferencia de prensa los colegas afectados fueron acompañados por las directivas del Círculo de Periodistas Deportivos (CPD), del Colegio de Periodistas, del Sindicato de Trabajadores del Canal del Fútbol (CDF) y de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Los periodistas despedidos del Canal del Fútbol (CDF), Cristián Urbina y Patricio Torres, junto a sus compañeros renunciados de la misma estación televisiva Roberto Gálvez, Pablo Sepúlveda, Claudio Lara y José Manuel García, dieron a conocer nuevos antecedentes sobre esta irregular situación que les ocurrió la semana pasada.

Los profesionales afectados fueron desvinculados de la estación de televisión privada debido a un reportaje que tocó los inconvenientes que enfrenta el proyecto de estadio propio de la Universidad de Chile en la comuna de Pudahuel, lo que generó un reclamo de parte de la concesionaria que administra el club, Azul Azul.

En conferencia de prensa realizada este lunes 11 de agosto, en dependencias del Círculo de Periodistas Deportivos (CPD), Patricio Torres dijo que no entendía la medida tomada por la estación de televisión privada “hubo despidos injustos porque el CDF siempre nos evaluó bien”, mientras que su compañero Claudio Lara agregó que “en el CDF se hace mucho con muy poco presupuesto”.

En tanto, el periodista Pablo Sepúlveda fue enfático en señalar que en el Canal Del Fútbol se debe terminar con este tipo de prácticas. “Si renunciamos fue por un tema de ética. Hay que parar con los abusos”, expresó.

En el comunicado leído esta mañana, los profesionales destacan que “la renuncia de cuatro de nosotros, es tal vez, el acto comunicativo más significativo de nuestras carreras. En él está contenido un mensaje. Lo que estamos diciendo es basta. Basta de abusos de poder y sobretodo basta de atentar contra derechos fundamentales, que la propia Constitución establece y que dicen relación con el derecho a informar y ser informados”.

El Sindicato del Canal del Fútbol, expresó en voz de su presidente Juan Carlos Villalta que “no negamos que este reportaje haya producido un malestar a la institución universitaria. Es más, podríamos hasta admitir desprolijidades pero en modo alguno aceptar que con ello se afectaba la línea editorial del CDF ni el honor, ni la honra y la dignidad de personas o instituciones. Es más, este reportaje no puede ser considerado tendencioso”.

En la oportunidad los colegas afectados fueron acompañados por las directivas del Círculo de Periodistas Deportivos (CPD), del Colegio de Periodistas, del Sindicato de Trabajadores del Canal del Fútbol (CDF) y de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), quienes están apoyando las acciones que están emprendiendo los periodistas exonerados.

A continuación les adjuntamos la declaración pública de los periodistas despedidos del CDF y el comunicado entregado por el Sindicato de Trabajadores del CDF:

DECLARACIÓN PÚBLICA

Han pasado varios días desde la situación que generó, a nuestro juicio, el despido injustificado de dos de nosotros. Con el correr de las horas podemos mirar y analizar este caso, desde diversas aristas. La primera, no existe en ninguno de nosotros, despedidos y renunciados, arrepentimiento alguno. Creemos que obramos de la manera que correspondía, acorde con nuestra ética y valores.

En segundo lugar, insistimos, como hemos declarado ya a los medios de comunicación que se han interesado en este problema, que la materia de fondo supera la amistad y la solidaridad que se pueda tener hacia quienes fueron vejados por la empresa, en este caso CDF. Profesionales de excelencia, como el propio canal destacó en sus evaluaciones internas, fueron separados de sus funciones a causa de un reportaje, que a juicio de uno de sus socios relevantes, resultaba perjudicial para sus intereses, como los propios representantes de la casa televisiva reconocieron en su momento.

La renuncia de cuatro de nosotros, es tal vez, el acto comunicativo más significativo de nuestras carreras. En él está contenido un mensaje. Lo que estamos diciendo es basta. Basta de abusos de poder y sobretodo basta de atentar contra derechos fundamentales, que la propia Constitución establece y que dicen relación con el derecho a informar y ser informados.

Es así como el despido de nuestros compañeros, fundamentado en las presiones de ciertos grupos de poder que se vieron molestos por un trabajo profesionalmente realizado, atenta contra la libertad de expresión y de trabajo que tanto ha costado resguardar y reconocer en nuestro país.

No es posible que se vulnere un derecho básico como el de expresarnos libremente sin ser censurados por aquellos que desconocen esta facultad inherente a los ciudadanos y menos aún que se transgreda este derecho fundamental en quienes ejercían de manera íntegra su profesión.

En nuestra conciencia existe la más absoluta certeza y convicción de que estos principios deben ser defendidos y eso es lo que está en juego. En ningún caso podríamos haber sido cómplices de tamaña injusticia y arbitrariedad, no sólo como hemos señalado por solidaridad y amistad, sino fundamentalmente porque como periodistas debemos obrar siempre en defensa de los valores antes consignados.

Nos sentimos afortunados. Es cierto, hoy somos cesantes. Es cierto, desde un punto de vista laboral, se abren interrogantes e incertidumbres respecto a nuestro futuro. Pese a ello somos afortunados. Y lo somos porque, sin quererlo ni buscarlo, hemos visibilizado una problemática que estamos seguros, también afecta a otros trabajadores en Chile: el abuso de poder, la utilización equivocada de influencias, las presiones y el miedo a denunciar, hoy quedan instaladas en el debate.

Queremos agradecer las innumerables muestras de apoyo que hemos recibido. La familia siempre está y eso se valora profundamente, pero aquí hemos percibido también el afecto y respaldo de amigos, colegas y medios de comunicación en general. Gracias, muchas gracias, porque su comprensión y solidaridad nos recuerda que siempre hay motivo para el optimismo.

Atentamente,
Roberto Gálvez, Claudio Lara, Cristián Urbina, Pablo Sepúlveda, José Manuel García y Patricio Torres.

COMUNICADO DE PRENSA

El Sindicato de Trabajadores del Canal del Futbol ha considerado necesario convocar a esta conferencia de prensa a fin de dar a conocer su posición frente al despido de Cristián Urbina, editor general del CDF y Patricio Torres, editor periodístico de CDF Noticias, lo que provocó la posterior renuncia de otros cuatro periodistas: Roberto Gálvez, Claudio Lara, Pablo Sepúlveda, y José Manuel García en un acto de solidaridad con los colegas cesados unilateralmente.

Frente a este hecho, la empresa en comunicado reciente ha señalado que su decisión fue provocada exclusivamente a criterios editoriales y no a presiones externas a la administración solicitando su desvinculación.

Agrega, además, que esta decisión se enmarca en una reestructuración iniciada luego de constatarse problemas en los procesos orientados a asegurar estándares de calidad informativa que forman parte de su línea editorial.

Finalmente, se señala, que CDF es un canal temático y por lo tanto su línea editorial está basada en apoyar y potenciar el desarrollo del fútbol chileno y de todos los clubes que lo conforman.

Pensamos que estos argumentos dados por la empresa no guardan relación con lo sucedido.
En efecto, quienes trabajamos como periodistas sabemos y acatamos que todo medio de comunicación tiene líneas editoriales en las cuales debe enmarcarse el quehacer profesional y es así como actuamos nos guste o no, porque entendemos que son las reglas del juego.

Sin embargo, y a pesar de acatar permanentemente esta línea editorial, la decisión de despedir a dos calificados periodistas fue gatillada por la carta protesta de Azul Azul, que cuestionó severamente un reportaje en el que básicamente se ponía en entredicho la posibilidad que su estadio pudiese ser construido dentro de los plazos a que aspiran sus dirigentes.

Nadie que haya examinado el reportaje en cuestión podrá aseverar que no se hizo en términos pluralistas, donde fue entrevistado incluso un propio dirigente de esta institución y autoridades públicas comunales serias y objetivas.

No negamos que este reportaje haya producido un malestar a la institución universitaria. Es más, podríamos hasta admitir desprolijidades pero en modo alguno aceptar que con ello se afectaba la línea editorial del CDF ni el honor, ni la honra y la dignidad de personas o instituciones. Es más, este reportaje no puede ser considerado tendencioso.

Es posible que la dirigencia de Azul Azul no haya medido las consecuencias de su protesta pero, y particularmente proviniendo de un presidente propietario de un Canal de Televisión, debió asumir que podría ocasionar – como lamentablemente ocurrió- consecuencias que inequívocamente podrían afectar a periodistas.

Lamentablemente hemos solicitado a ejecutivos del CDF nos den a conocer el tenor de la carta de protesta, la que nos ha sido denegada teniendo el legítimo derecho de pensar que el tenor de ella podría ser intimidatorio y amenazante, lo que nos hace pensar que los despidos guardan relación directa con dicha misiva.

En relación a la argumentación del CDF que los despidos son ajenos a la protesta del club Universidad de Chile, sino que más bien son la consecuencia de errores no admisibles en los profesionales exonerados al no haber ejercido debidamente sus deberes profesionales, tampoco nos resulta satisfactoria toda vez que se trata de dos periodistas recientemente calificados por la propia empresa con el máximo puntaje en la evaluación que año a año se efectúa.

Pero aun admitiendo estas circunstancias, existe una desproporción evidente entre el efecto producido con dicha nota (el malestar de la dirigencia de un club) con la decisión de despedir a ambos editores.

No está demás hacer notar que el área de Producción de la empresa recibe constantemente reclamos de algunos clubes respecto a opiniones o análisis que hacen los periodistas y comentaristas en pantalla, pero hasta el momento, unos y otros, lo habíamos sorteado con éxito sin llegar al extremo de despedir a todos aquellos cuestionados.

Y no podría ser de otra manera porque ya no habría que tener profesionales periodísticos en pantalla sino que más bien verdaderos relacionadores públicos de los dirigentes de la ANFP o de los clubes situación que nadie sensatamente lo permitiría.

Y es ahí donde deseamos poner el énfasis de nuestra protesta sindical: no es posible la intromisión de los clubes en la línea editorial del CDF -ya definida y aceptada por todos- y que frente a cualquier análisis periodístico se actúe en forma intimidatoria.

Por lo demás, el CDF es de todos los clubes por partes iguales y es claramente imprudente que una institución poderosa como Universidad de Chile pretenda incondicionalidades a la dirigencia de turno.

Universidad de Chile no es de propiedad de la actual dirigencia y, en rigor, todas las directivas son transitorias y todas las tendencias o diferencias que puedan existir en su interior no son un antecedente que permitan que el CDF tome partido por unos u otros.

Pero lo más delicado a nuestro entender radica en la reacción de los gerentes del CDF que, actuando en consecuencia con la protesta de la “U”, hayan decidido poner término al contrato de dos profesionales y de paso ocasionado la renuncia de otros valiosos periodistas.

Esta decisión ha provocado en el interior de la empresa una sensación de inseguridad que pensábamos habíamos en conjunto controlado, particularmente a partir de la creación del Sindicato.

Muy a nuestro pesar se produce un retroceso en las relaciones armónicas existentes entre empresa y trabajadores que nos daña.

Era el momento posiblemente para aprovechar este embate y actuar en un solo sentido, juntos, unidos y solidarios, trabajadores y ejecutivos, desatendiendo presiones y quejas de algunos clubes todo ello, claro está en el marco de la línea editorial que tanto éxito e independencia le ha dado.

Solidarizamos con los periodistas despedidos y más aún con aquellos que decidieron renunciar en adhesión a sus compañeros. A unos y otros apoyaremos en sus decisiones y particularmente poniendo a su disposición a nuestros abogados para que, si así lo estimen, inicien los juicios que estimen pertinentes.

Agradecemos también las múltiples muestras de afecto recibidas por muchos colegas y medios de comunicación advirtiendo, no obstante, que no compartimos aquellas que afectan la integridad del proyecto televisivo del CDF y aquellas que ofenden a quienes están a cargo de su administración.

Atentamente
Directiva Sindicato CDF

Santiago, 11 de agosto de 2014

Contenido Relacionado

Además se entregaron las distinciones a los ganadores de cada disciplina y el Premio Nacional de...

También se reconoció a otros profesionales de la prensa de deportes como Antonio Valencia, Natalia...

El 14 de diciembre de 1938 fue publicado el decreto en el Diario Oficial que dio origen a nuestra...